La dieta blanda: limpia tu organismo

La dieta blanda es una dieta basada en alimentos de fácil digestión, ya que en un principio esta dieta no fue diseñada para perder peso, sino para ofrecer un tratamiento alimentario en caso de patologías gástricas como gastroenteritis, vómitos, desórdenes gastro-intestinales, afecciones víricas…etc.

Se trata de una dieta cuyo principal objetivo se basa en facilitar la digestión, por lo tanto, evita cualquier tipo de alimento sea irritante y potencia especialmente aquellos alimentos de carácter ligero con la finalidad de reducir al máximo los problemas del aparato digestivo.

Está especialmente indicada cuando existe una afección en el tracto digestivo ya que ésta va a requerir especialmente un tratamiento a través de una adecuada alimentación.

¿Qué alimentos deben consumirse en la dieta blanda?

Todos los alimentos que ingerimos en el contexto de una dieta blanda deben cumplir con la condición de ser ligeros, de fácil digestión y no irritantes.

Generalmente se permiten los siguientes alimentos, aunque siempre va a existir un pequeño margen de variación dependiendo de la patología en concreto que se deba tratar a través de la dieta blanda:

  • Pan blanco
  • Arroz blanco
  • Patata hervida
  • Zanahoria rallada
  • Verdura hervida (no se permite siempre, únicamente cuando sea bien tolerada)
  • Plátano
  • Manzana
  • Sopa de sémola o de arroz
  • Carne de pollo, pavo o conejo
  • Pescado blanco
  • Huevo hervido o en tortilla francesa
  • Jamón de York
  • Pechuga de pavo
  • Carne de membrillo
  • Infusiones con limón
  • Aceite de oliva en cantidad moderada
  • Agua

Menú semanal

pan para dieta blanda

La dieta blanda restringe gran parte de los alimentos y además, al tratarse de una dieta especialmente indicada como tratamiento de patologías que afectan al aparato digestivo, requiere también comidas que se realicen de manera frecuente, aunque obviamente en pocas cantidades.

Con el menú semanal que te proponemos a continuación podrás entender mejor cómo se realiza la dieta blanda.

Lunes

  1. Desayuno: Una tostada de pan blanco con aceite de oliva. Dos lonchas de pechuga de pavo. Una infusión de té verde con el zumo de medio limón
  2. Media mañana: Un plátano maduro
  3. Comida: Patatas hervidas con aceite de oliva. Una manzana al horno
  4. Merienda: Una manzana al horno. Una infusión de manzanilla
  5. Cena: Una tortilla francesa. Una manzana rallada

Martes

  1. Desayuno: Un plátano maduro. Una manzana al horno. Una infusión de manzanilla con medio limón exprimido
  2. Media mañana: Una tostada de pan blanco con aceite. Una loncha de jamón de York. Una infusión de té verde
  3. Comida: Sopa de arroz con caldo de verduras. Un plátano maduro
  4. Merienda: Dos tostadas de pan blanco con aceite. Dos lonchas de pechuga de pavo
  5. Cena: Una patata hervida con aceite. Un huevo duro. Una manzana al horno

Miércoles

  1. Desayuno: Dos tostadas de pan blanco con aceite de oliva. Dos lonchas de jamón de York. Una infusión de té verde con medio limón exprimido
  2. Media mañana: Una manzana al horno
  3. Comida: Una sopa de sémola con pescado blanco. Un plátano maduro
  4. Merienda: Una tostada de pan blanco con aceite de oliva. Un plátano maduro
  5. Cena: Una pechuga de pollo a la plancha. Una guarnición pequeña de arroz blanco. Una manzana al horno

Jueves

  1. Desayuno: Macedonia de plátano y manzana. Una manzanilla con medio limón exprimido
  2. Comida: Patatas al horno con aceite de oliva. Pechuga de pavo al horno y sin piel. Un plátano maduro
  3. Merienda: Dos tostadas de pan blanco con aceite de oliva. Dos lonchas de pechuga de pavo. Una infusión de té verde
  4. Cena: Tortilla francesa. Guarnición de zanahoria rallada. Manzana al horno

Viernes

  1. Desayuno: Una tostada de pan blanco con aceite de oliva. Una loncha de jamón de York. Un plátano maduro
  2. Media mañana: Una infusión de manzanilla con medio limón exprimido. Una manzana al horno
  3. Comida: Arroz blanco con conejo asado. Macedonia de plátano y manzana
  4. Merienda: Una tostada de pan blanco con aceite de oliva. Una loncha de pechuga de pavo. Una infusión de té verde
  5. Cena: Sopa de arroz con caldo de verduras. Un huevo duro. Una manzana al horno

Sábado

  1. Desayuno: Macedonia de plátano y manzana. Una infusión de té verde con medio limón exprimido
  2. Media mañana: Una tostada de pan blanco con aceite de oliva. Una loncha de jamón de York
  3. Comida: Patatas al horno con pescado blanco. Un plátano maduro
  4. Merienda: Una manzana al horno. Una infusión de manzanilla
  5. Cena: Una pechuga de pavo a la plancha. Guarnición de zanahoria rallada. Una manzana al horno

Domingo

  1. Desayuno: Dos tostadas de pan blanco con aceite. Dos lonchas de pechuga de pavo. Una infusión de manzanilla con medio limón exprimido
  2. Media mañana: Una manzana al horno. Una infusión de té verde
  3. Comida: Caldo de pollo con arroz. Una tortilla francesa. Un plátano maduro
  4. Merienda: Macedonia de plátano y manzana
  5. Cena: Puré de patatas con aceite de oliva. Merluza a la plancha. Una manzana

¿Puedo utilizar la dieta blanda para adelgazar?

No, rotundamente no. La dieta blanda es muy restrictiva por lo que está únicamente orientada a tratar patologías gastro-intestinales, bajo ningún concepto debe utilizarse esta dieta para perder peso.

Además, en el caso de las personas vegetarianas, cuando éstas deben seguir una dieta blanda por problemas de salud, pierden gran parte de las proteínas, ya que únicamente pueden comer huevo, en el caso de que sean ovo-vegetarianas.

En conclusión esta dieta debe ser empleada únicamente por motivos de salud digestiva. No obstante, sí que puede utilizarse cuando debido a una mala alimentación nos sentimos saturados de toxinas y necesitamos limpiar nuestro organismo.

¿Quieres saber cómo he pasado de 72 a 50 en poco tiempo?

Tengo que admitir que no soy nutricionista, pero eso no quiere decir que no sepa sobre dietas (como has podido leer). De hecho, creo que he probado más dietas que más de un nutricionista :)

Mi mayor caso de éxito fue pasar, hace muy poco tiempo, de 72 a 50 kilos tras dejarme llevar bastante. Y eso que tras quedarme embarazada mantuve bien el tipo e hice otras dietas que me iban bien.

Todo fue gracias a la dieta de las 3 semanas, un método que me enseñó a a perder esos kilos que tu cuerpo no necesita atacando directamente la grasa corporal.

Si quieres saber todo lo que hizo por mí este plan y mi historia personal, te invito a que la leas. ¡Te ayudará a motivarte para quitarte esos kilitos de más!

HAZ CLIC AQUÍ PARA LEER MI HISTORIA

dieta3semanascta

Vídeo sobre la dieta blanda

Con el siguiente vídeo podrás acabar de ampliar tu conocimiento sobre la dieta blanda y serás capaz de identificar de forma más correcta si tu estado de salud necesita adoptar de forma temporal este tipo de alimentación.

 

Deja un comentario