Dieta cetogénica: Paso a Paso

La dieta cetogénica fue desarrollada a principios de los años 20 por el Doctor Wilder, quien aseguraba que se podía alcanzar un estado de cetosis similar al del ayuno en el organismo como vía para conseguir una reducción sustancial de peso.

Debes tener en cuenta que este tipo de dietas deben llevarse a cabo bajo la supervisión de un médico, puesto que se basan en la aportación insuficiente de alimentos, o en la restricción de alimentos ricos den glúcidos, lo que podría llegar a ser peligroso si se lleva a cabo sin un correcto control médico.

La dieta cetogénica para bajar peso y definir: En que consiste

Dieta cetogénica

Como hemos mencionado anteriormente, la dieta cetogénica se basa en la restricción en el consumo de los alimentos que contienen glúcidos, o en la reducción drástica del consumo de alimentos durante un tiempo determinado.

Así, las dietas cetogénicas pueden dividirse en dietas bajas en glúcidos, dietas bajas en energía (hipocalóricas) o dietas bajas en hidratos de carbono.

En este sentido, las tres dietas son efectivas, pero la que menos riesgo entraña para el paciente en el caso de que no esté acompañado de un médico especializado, es la última, la que busca reducir el consumo de hidratos de carbono.

De hecho, las dietas bajas en hidratos de carbono están a la orden del día, aunque sean presentadas con otros nombres (como la dieta paleolítica, por ejemplo).

¿Por qué es tan efectiva?

Lo cierto es que la comunidad científica muestra cierto recelo ante las dietas cetogénicas porque no se han estudiado sus efectos a largo plazo (aunque ya podrían haberlo hecho, puesto que este tipo de dietas existen desde hace ya casi 100 años).

Sin embargo, son pocos los médicos que se atrevan a decir que la dieta cetogénica no cumple su función de reducir el peso. Lo hace, y muy bien, sobre todo en los primeros seis meses de su realización. A partir de los seis meses, la reducción de peso se estabiliza y se bajan los mismos kilos que con cualquier otro tipo de dieta con una ingesta normal de carbohidratos.

No obstante, es importante señalar que, durante esos seis meses, el peso del paciente se ve reducido drásticamente, y todas las pruebas científicas y médicas realizadas a este respecto así lo han demostrado.

¿Hay algún riesgo?

Como ya hemos comentado, se desconocen los efectos a largo plazo, aunque, habida cuenta que la dieta cetogénica lleva realizándose ya casi cien años en diferentes puntos del mundo, en muchos centros hospitalarios y por gran cantidad de médicos, si se hubiesen detectado efectos dañinos a largo plazo, ya habrían sido reportados.

Riesgo de la dieta cetogénica

Es por ello que estamos en condiciones de asegurar que no existen riesgos notables. De hecho, lo que sí han demostrado varios estudios científicos y médicos es que las dietas cetogénicas contribuyen positivamente a reducir el riesgo de sufrir diferentes tipos de enfermedades, por lo que no solo estarás reduciendo tu peso, sino que estarás mejorando tu salud.

Igualmente, los mayores inconvenientes que alberga la dieta cetogénica son que, por un lado, solo se recomienda a personas que una obesidad ya avanzada, y bajo estricta vigilancia de un nutricionista (algo que debería hacerse con todas las dietas, por otro lado).

De hecho, se han reportado desmayos y algunos otros problemas por excederse en los plazos recomendables de esta dieta, por lo que es algo con lo que hay que tener cuidado. Repetimos, ten siempre supervisión de un profesional.

Dieta cetogénica: Como hacerla y menu

Durante la dieta cetogénica hay que tener mucho cuidado de no consumir carbohidratos en gran cantidad. No es necesario ni recomendable eliminarlos por completo del menu, pero sí reducirlos para que el organismo pueda entrar en un estado de cetosis. A continuación, te damos algunas directrices que puedes seguir para llevarla a cabo de forma adecuada:

  1. Desayuno: Puedes consumir 30 gramos de bacon, una tortilla francesa de unos 100 o 125 gramos, algo de queso cheddar (hasta 30 gramos) y un té o un café sin azúcar.
  2. Aperitivos y meriendas: El atún al natural o en aceite, así como las pechugas de pavo o pollo, serán tu mejores aliados. Ten en cuenta, no obstante, que no es necesario consumir algo “por obligación” en estas horas. Si puedes pasar el día sin tomar la merienda, será preferible a hacerlo. Eso sí, si lo haces, no consumas ningún tipo de carbohidrato.

En cuanto a las comidas y las cenas, es importante que aumentes sustancialmente las cantidades de proteínas que ingieres, y reduzcas al máximo los carbohidratos. Para una dieta cetogénica óptima, lo mejor sería que los carbohidratos únicamente se obtuviesen a través de las verduras, las cuales aportan los carbohidratos estrictamente necesarios con un bajo aporte calórico.

Como sucede en muchas otras dietas, no hay platos “obligatorios”, sino una directriz que debes seguir. Siempre y cuando mantengas bajos los carbohidratos y altas las proteínas, podrás comer lo que prefieras y en las cantidades que más te gusten.

Dieta cetogénica paso a paso

Por otro lado, ten presente que la reducción de los carbohidratos y el aumento de las proteínas puede hacerte sentir cansado durante los primeros días. Eso se debe a que el cuerpo está acostumbrado a “romper” los carbohidratos para obtener su energía. Sin embargo, al quitarle los carbohidratos, se ve obligado a extraer la energía de las grasas, las cuales son más difíciles de “romper”.

Sin embargo, tras el paso de los días, cuando tu cuerpo se haya acostumbrado a esta nueva forma de obtener la energía, los posibles mareos y la sensación de debilidad desaparecerán, y notarás cómo tu cuerpo empieza a perder peso gracias a obligarlo a tener que extraer la energía de las grasas.

Por último, existe una última recomendación que debes tener en cuenta: En el caso de que por las mañanas realices un importante trabajo físico (por razones de trabajo, por ejemplo), puedes contemplar la posibilidad de consumir algunos carbohidratos.

¿Por qué? Porque gracias a ello obtendrás la energía suficiente para rendir adecuadamente en el trabajo y, cuando salgas de él, ya se habrán eliminado esas reservas de energía. Si no consumes más carbohidratos durante el resto del día, la dieta estará siendo igualmente efectiva.

Como ves, la dieta cetogénica, aunque puede llegar a ser peligrosa si no se realiza adecuadamente y sin el correcto seguimiento de un médico especializado, lo cierto es que tiene unos resultados asombrosos. Tanto es así, que es una de las dietas recomendadas para pacientes que padecen obesidad mórbida… ¡Si con ellos funciona, contigo también lo hará!

¿Quieres saber cómo he pasado de 72 a 50 en poco tiempo?

Tengo que admitir que no soy nutricionista, pero eso no quiere decir que no sepa sobre dietas (como has podido leer). De hecho, creo que he probado más dietas que más de un nutricionista :)

Mi mayor caso de éxito fue pasar, hace muy poco tiempo, de 72 a 50 kilos tras dejarme llevar bastante. Y eso que tras quedarme embarazada mantuve bien el tipo e hice otras dietas que me iban bien.

Todo fue gracias a la dieta de las 3 semanas, un método que me enseñó a a perder esos kilos que tu cuerpo no necesita atacando directamente la grasa corporal.

Si quieres saber todo lo que hizo por mí este plan y mi historia personal, te invito a que la leas. ¡Te ayudará a motivarte para quitarte esos kilitos de más!

HAZ CLIC AQUÍ PARA LEER MI HISTORIA

dieta3semanascta

Vídeo sobre la dieta cetogénica

Ya para terminar, os dejamos con un vídeo sobre el tema para que puedas afianzar tus conocimientos.

 

Deja un comentario