¿Qué comían los dinosaurios?

¿Alguna vez te has parado a pensar en qué comían los dinosaurios? ¿Sabes por qué conocemos cuál era la alimentación de los dinosaurios? Éstas y otras preguntas te las vamos a resolver en este artículo. ¡Sigue leyendo!

Seguro que sabes que entre los animales se puede distinguir entre carnívoros, herbívoros y omnívoros. Pues bien, entre los dinosaurios pasaba exactamente lo mismo. Vamos a ver con más calma en qué consistía la dieta de los dinosaurios.

¿Qué comían los dinosaurios carnívoros?

dinosaurio_carnivoro

Dentro de los dinosaurios carnívoros podemos distinguir varios tipos dependiendo del tipo de alimentos que predominara en su dieta.

Esta clasificación no es estricta ya que dependiendo de las circunstancias y del momento, los dinosaurios podían recurrir a un tipo de alimentación o a otro. A fin de cuentas, lo que importaba era la supervivencia.

Dinosaurios predadores

Este tipo de dinosaurios carnívoros no tenía otro remedio que cazar a sus presas para poder alimentarse. Su dieta incluía tanto animales mamíferos como aves, reptiles, sacos y seguramente incluso insectos.

Estos dinosaurios tenían unas características físicas concretas mediante las cuales se les puede reconocer. Tenían la cabeza grande y corta y un cuello muy musculoso que les ayudaba a tirar para desgarrar la carne. Para esto se ayudaban, obviamente, de unos colmillos enormes y muy afilados.

Seguramente tenían los ojos al frente y una muy buena visión superpuesta o binocular, muy parecida a la de los búhos, que les permitían ver y vigilar a sus presas desde lejos. De esta forma, también podrían calcular las distancias a la hora de acechar, abordar y perseguir a sus víctimas.

Aunque siempre nos imaginamos a los dinosaurios carnívoros predadores como animales de gran tamaño, la verdad era que también existían algunos tan pequeños como el Saltopus, que tan sólo medía 60 centímetros.

Los dinosaurios predadores pequeños disfrutaban de una gran velocidad de movimiento para compensar su pequeño tamaño aunque también podían emplear algunas tácticas de caza para sobrevivir.

En ocasiones, los dinosaurios predadores podían unirse para cazar como era el caso de aquellos de tamaño más pequeño de los que hablábamos antes. Estos dinosaurios pequeños se juntaban para poder acabar con un dinosaurio herbívoro de grandes dimensiones.

Normalmente la táctica consistía en atacarle desde distintos puntos, provocándole heridas hasta que poco a poco iba cayendo. En el momento en que el gran dinosaurio herbívoro empezaba a debilitarse, el grupo de pequeños dinosaurios se abalanzaría sobre él para alimentarse.

Otros predadores preferían hacer emboscadas, es decir, esconderse hasta que la víctima estaba cerca. Normalmente podían devorarla de un solo bocado como era el caso del Tyrannosaurus Rex. Este dinosaurio apenas alcanzaba los 25 kilómetros por hora así que no podía perseguir a sus víctimas.

Entre estos dinosaurios contamos con algunos tan conocidos como el Velociraptor, el Tyrannosaurus Rex y el Allosaurus.

Dinosaurios pescadores

Estos dinosaurios se alimentaban de todo tipo de animales acuáticos, en especial los peces. Sus mandíbulas eran muy estrechas y alargadas, muy parecidas a las de los cocodrilos actuales. Tenían unas garras enormes y poderosas que les servían para sujetar con fuerza a sus presas y poder devorarlas.

Algunos de estos dinosaurios pescadores consumían peces cuando bajaba la marea y éstos quedaban atrapados en el fondo. En Portugal se detectaron 700 huellas que indicaban un gran movimiento de dinosaurios pescadores hacia una laguna para conseguir peces.

Quizá se trataba de dinosaurios predadores que se alimentaban de peces cuando estas bajadas de marea en lagos y lagunas permitían atraparlos con más facilidad.

Un dinosaurio pescador conocido es el Baryonyx Walkeri.

Dinosaurios carroñeros

Este tipo de dinosaurio buscaba animales que ya estuvieran muertos para alimentarse. Sus mandíbulas eran débiles y este rasgo es el que condicionó su alimentación ya que no podían enfrentarse a animales vivos que se defendieran de ellos.

Además, tampoco tenían las condiciones físicas necesarias como para acechar y perseguir a una presa.

Muchas veces aprovechaban los restos de animales abandonados por los dinosaurios predadores. Otras veces, seguían a un animal viejo o enfermo hasta que moría por causas naturales y se abalanzaban sobre él.

En realidad, los dinosaurios carnívoros en ocasiones podrían incluirse en este grupo ya que si encontraban en su camino algún animal moribundo o recién muerto, no dudaban en comérselo. Como dice el refrán, a buen hambre, no hay pan duro.

¿Qué comían los dinosaurios herbívoros?

dinosaurio_herbivoro

Los dinosaurios herbívoros se alimentaban en especial de las hojas y los brotes de los árboles y plantas que les rodeaban. Por este motivo, la mayor parte de estos dinosaurios se caracterizan por tener cuellos largos que les permitían alcanzar las copas de los árboles más altos.

Aún así, se cree que otros dinosaurios herbívoros podrían alimentarse de las hierbas y plantas que crecían en el suelo ya que carecen de un cuello largo pero sí tienen dientes adaptados a la dieta herbívora.

Los dinosaurios herbívoros no se alimentaban de pasto ya que éste apareció en la Tierra cuando los dinosaurios ya se habían extinguido.

Estos dinosaurios sin cuello largo que comían plantas a ras de suelo tenían elementos defensivos en su cuerpo que les ayudaba a protegerse en caso de ser atacados por un predador mientras comían.

Dos ejemplos de estos dinosaurios son el Triceratops, con sus poderosos cuernos frontales y el Anquilosaurus, con su cola en forma de maza y su coraza de espinas. Estos sistemas de defensa les permitían sobrevivir ante el ataque de un depredador.

Los científicos aseguran que los dinosaurios herbívoros eran los más numerosos y que, a causa de su gran tamaño, gastaban mucha energía y pasaban gran parte de su tiempo alimentándose. Se cree que muchos de estos dinosaurios podían almacenar hasta 200 kilos de comida en su estómago.

Este tipo de dinosaurios tenían los dientes planos para machacar las hojas ya que no les hacía falta cortar y desgarrar. Las mandíbulas no se movían de un lado hacia otro sino en movimientos circulares así que en ocasiones se tragaban hojas y ramas enteras sin masticar.

Algunas excepciones muestran dinosaurios herbívoros con dientes afilados que usaban a modo de tijera para cortar y descomponer las hojas de los árboles. El Hadrosaurus es un caso especial: tenía una mandíbula que funcionaba como una bisagra y hacía que las filas de dientes resbalaran entre ellas para machacar las hojas.

Los científicos afirman que no existe ningún animal actual que tenga un sistema de dentadura y mandíbula como la de este dinosaurio.

Se sabe que los dinosaurios herbívoros comían piedras ya que les ayudaban a realizar la digestión. La función de estas piedras sería la de terminar de machacar en el estómago las hojas y ramas que se tragaban sin masticar.

Durante mucho tiempo, los científicos se preguntaron cómo era posible que los dinosaurios herbívoros alcanzaran tamaños tan enormes. No concebían de qué manera sostenían esas grandes masas de músculo y hueso comiendo tan sólo vegetales.

Para resolver la cuestión, se emularon en un laboratorio los intestinos de una de las especies de dinosaurio más grandes. Los resultados fueron que la dieta a base de helechos y plantas era más nutritiva de lo que se había creído en un principio.

Esto no quiere decir que estuvieran mejor alimentados que los dinosaurios carnívoros sino que su gran tamaño favorecía que la comida estuviera más tiempo en su organismo y, por tanto, le extraían más nutrientes.

Los dinosaurios no comían flores ya que en la época que vivieron tan sólo existían plantas como los helechos o las coníferas, plantas con métodos reproductivos que no requieren la presencia de flores.

El metabolismo de los dinosaurios herbívoros era muy similar al de los elefantes actuales con una diferencia: ¡los dinosaurios consumen cuatro veces más alimento al día que los elefantes!

¿Qué comían los dinosaurios omnívoros?

oviraptor

La alimentación de los dinosaurios omnívoros se componía tanto de la carne de otros animales como de hojas y ramas. A esta dieta habría que añadir también los huevos de otros animales.

A este respecto destaca el Oviraptor, el “saqueador de huevos”. Varios fósiles de este dinosaurio han aparecido junto a una gran cantidad de cáscaras de huevo por lo que se cree que podrían ser la base de su dieta o, cuanto menos, un complemento muy importante de la misma.

Los dinosaurios que se alimentaban de huevos robados eran extremadamente veloces. Era la única manera de poder hacerse con los huevos y evitar ser perseguidos, al menos en la mayoría de los casos.

Algunos expertos creen que los dinosaurios herbívoros también podían llegar a alimentarse de huevos ocasionalmente ya que no requerían dientes afilados.

¿Qué comían las crías de dinosaurios?

cria_dinosaurio

Las crías de dinosaurio salían del huevo poseyendo garras y dientes aunque nada más nacer eran demasiado débiles tanto para conseguir presas como para defenderse de los depredadores.

Serían sus padres los que les procurarían la comida hasta que fueran lo suficientemente fuertes como para conseguir su propio alimento.

Los padres de los pequeños dinosaurios tendrían que salir a conseguir comida para sus crías, lo que suponía que otro dinosaurio adulto debía permanecer junto al nido para protegerlas de los depredadores.

¿Había dinosaurios caníbales?

dinosaurio_canibal

En Nuevo México aparecieron fósiles de Coelophysis con esqueletos de crías en su interior. Su tamaño era demasiado grande como para considerarlos nonatos así que se llegó a la conclusión de que se las había comido.

Los investigadores creen que en realidad se trataría de una situación excepcional provocada por la falta de comida: los Coelophysis se comerían a las crías que no podían alimentar.

Otro ejemplo sería el de un Majungatholus que vivió en Madagascar y en cuyos dientes se encontraron restos de sus congéneres. Sin embargo, una vez más los científicos apuestan a que fue por una situación de carestía por el cambio climático y no algo habitual.

La verdad es que aunque se ha hablado acerca de la posibilidad de que los dinosaurios pudieran comerse entre ellos, lo cierto es que todavía no se han hallado pruebas que lo demuestren.

¿Por qué sabemos qué comían los dinosaurios?

fosil_dinosaurio

La razón por la que conocemos en qué consistía la dieta de los dinosaurios es, cómo no, el estudio de los restos fósiles que se han descubierto y estudiado a lo largo de las últimas décadas.

Aquí presentamos algunas pistas para conocer la alimentación de los dinosaurios aunque con suerte, en el futuro podremos tener datos aún más precisos.

Uno de los rasgos fósiles en los que más se fijan los paleontólogos a la hora de estudiar la alimentación de los dinosaurios es la forma de la mandíbula y los dientes. Como hemos visto antes, unos dientes planos señalarían un dinosaurio herbívoro y, en cambio, unos dientes afilados apuntarían hacia un dinosaurio carnívoro.

La forma general del cuerpo de un dinosaurio también puede aportar información acerca de la dieta de los dinosaurios. El cuello largo indica un dinosaurio herbívoro y un cuello fuerte marca la presencia de un dinosaurio carnívoro.

¿Dónde se presentan las complicaciones? A la hora de intentar determinar exactamente de qué animales o de qué plantas se alimentaba cada tipo de dinosaurio en concreto. Se han encontrado fósiles que conservaban restos del contenido del estómago del dinosaurio pero al ser casos aislados no han podido ser extrapolados.

Por último, otro método para saber qué comían los dinosaurios es estudiar los coprolitos, esto es, las heces fosilizadas, pero el problema es saber a qué heces corresponde cada dinosaurio.

Gracias a los coprolitos es como se descubrió que muchos dinosaurios herbívoros se tragaban hojas y ramas sin masticar quizá por tener un intestino demasiado largo que no alcanzaba a digerir toda la comida ingerida por completo.

Hace algunos años se analizó el diente de un Hadrosaurio y gracias a ello se descubrió que a este dinosaurio en particular le gustaba mucho comer la planta llamada cola de caballo. En los análisis aparecieron también granos de arena por lo que se dedujo que este dinosaurio comía las plantas que crecían en el suelo.

Además, mediante el estudio de las marcas en los dientes se descubrió que la forma en la que realizaba la masticación no se parecía a la de ningún animal vivo actual.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario