¿Es más sana la leche sin lactosa?

La leche sin lactosa va cobrando cada vez más importancia y es que se promocionan como una buena alternativa a la leche con lactosa, una alternativa más ligera que ayuda a evitar las malas digestiones. Pero, ¿Es realmente cierto? ¿Es más sana la leche sin lactosa que la leche tradicional? Vamos a descubrirlo.

Leche sin lactosa, ¿Es la mejor opción?

Según la Asociación de Intolerantes a la Lactosa de España, la leche sin lactosa es la mejor opción solo para las personas que no toleran bien este componente de la leche. Para las personas que sí dirigieren la lactosa no es la leche más indicada.

leche sin lactosa

Hay que tener en cuenta que la leche sin lactosa no es la más sana ni la más ligera para un organismo con lactasa, o mejor dicho, para las personas que sí digieren la lactosa. Es más, los especialistas de la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) declaran que una persona que no consuma lactosa, siendo tolerante, claro está, puede provocar un déficit de lactasa en su organismo que desembocará a una intolerancia progresiva. El no consumir lactosa nos hace intolerantes a ella.

A todo lo anterior hay que añadir que la leche sin lactosa no tiene menos calorías ni tiene menos azúcares, como se anuncia. A este tipo de leche se añade la enzima lactasa, haciendo que sea apta para las personas que no digieren bien por si solas la lactosa. No se le quita ningún tipo de azúcar.

En definitiva, podemos afirmar que no, que la leche sin lactosa no es la más sana para todo el mundo, pero sí que es la mejor opción para las personas que sufren una intolerancia a la lactosa. Les ayudará a tener unas mejores digestiones y, como no, a tener una salud de hierro. En cambio, si una persona tolerante a la lactosa consume leche sin lactosa, puede tener algunos problemas de salud que incluye el no poder digerir la lactosa con el paso del tiempo.

¿Cómo puedo saber si soy intolerante a la lactosa?

Una prueba médica es la que realmente te confirmará si eres o no eres intolerante a la lactosa, pero antes de proceder a las pruebas es posible que notes algunos síntomas que te den algunas pistas. ¿Cuáles son esos síntomas?

  • Hinchazón abdominal
  • Diarrea
  • Irritación intestinal
  • Malestar general
  • Flatulencias

Si notas alguno de estos síntomas al consumir leche o queso es posible que tengas una pequeña intolerancia a la lactosa que debes tratar de forma inmediata. La opción más recomendable, y la más usada, es la de consumir leche sin lactosa.

Pero, ¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Es posible que aún no sepas con exactitud lo que es la intolerancia a la lactosa. Es cierto que todos tenemos una mínima idea de que es, pero, ¿Lo sabes científicamente? La intolerancia a la lactosa no es más que la incapacidad de digerir de forma natural la lactosa.

La lactosa, por otra parte, es el azúcar natural que lleva la leche. La intolerancia ocurre porque un organismo no produce de forma natural la enzima denominada como lactasa, de ahí a que muchas personas que sufren intolerancia a la lactosa hayan optado por consumir directamente pastillas que tienen lactasa.

La intolerancia a la lactosa puede producirse o bien por causas genéticas (que el organismo nazca sin la enzima que hemos mencionado) o que tengamos un déficit de lactasa después de un tratamiento médico o de una enfermedad aguda. Ten en cuenta que cuanta más lactasa consumas, más tendrás en el organismo, lo que significa que será muy difícil que desarrolles una intolerancia a la lactosa.

Sea como sea, si no eres intolerante a la lactosa, sigue consumiendo la leche de forma habitual. Es la decisión más sana y acertada que puedes tomar.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario