Dieta mediterránea: la dieta que cuida tu peso y tu salud

La dieta mediterránea es un sorprendente conjunto de sabores y colores dónde el enorme placer de disfrutar de la comida no está reñido con nuestra salud ni con el mantenimiento de un peso óptimo.

Se trata de una dieta íntimamente vinculada a la tierra y al clima mediterráneo, dónde se prioriza el consumo de alimentos frescos y saludables, además, sus beneficios para la salud están sobradamente demostrados por diversos estudios científicos.

La dieta mediterránea no es únicamente una dieta que permite adelgazar o mantener nuestro peso corporal bajo control, se trata de uno de los modelos alimentarios más saludables del mundo, sino el que más.

Las claves de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea no es en absoluto restrictiva y como apuntábamos al inicio no está reñida con el placer de disfrutar de una buena comida, pero para ser llevada a cabo de la forma correcta es necesario sustentarla en unos pilares básicos que podrían resumirse de la siguiente forma:

  • El complemento idea para cocinar nuestros platos o para aliñarlos es el aceite de oliva virgen extra.
  • Los frutos secos deben tenerse presente como una de las mejores fuentes de grasas saludables.
  • Los métodos de cocción que más se utilizan son los salteados ligeros, horneados, guisos, plancha y vapor, dejando las frituras únicamente para un consumo esporádico.
  • Los alimentos que se consumen son frescos, de temporada y preferentemente de carácter local (mejor comprar en la frutería que en una gran superficie).
  • El pescado y los huevos serán nuestra principal fuente de proteínas, la carne siempre se debe consumir en menor grado que el pescado.
  • La carne roja se consumirá de forma esporádica.
  • Además de los cereales, el pan y la pasta, las legumbres serán una importante fuente de hidratos de carbono y deberán estar presentes en nuestra dieta aproximadamente 3 veces por semana.
  • La verdura, ya sea cruda (en forma de ensalada) o cocida, es una pieza imprescindible en la dieta mediterránea que debe estar presente en nuestra alimentación de forma diaria.
  • La fruta debe ser siempre el principal postre, el consumo de postres más elaborados únicamente debe realizarse de forma esporádica y excepcional.
  • La bebida siempre será el agua mineral natural y acompañando a las comidas, el vino tinto.
  • El consumo habitual de alimentos procesados no se contempla en la dieta mediterránea, el alimento debe ser ingerido en su forma más natural posible.

La mejor manera de complementar esta saludable dieta siempre será el ejercicio físico regular y a ser posible al aire libre.

¿Cómo puede ayudarme a adelgazar la dieta mediterránea?

alimentos variados

Uno de los factores que más contribuyen al sobrepeso y a la obesidad son las dietas. Seguir una dieta restrictiva en numerosas ocasiones nos lleva a perder peso que posteriormente es recuperado, ya que la mayoría de estas dietas no pueden sostenerse de manera indefinida.

En cambio, la dieta mediterránea se basa en una alimentación saludable, equilibrada y variada por lo que debe adoptarse de manera indefinida, ya que es una de las mejores aliadas para nuestra salud. Otro factor que interviene directamente en los altos índices de obesidad es que hemos desnaturalizado nuestra alimentación, que cada vez es más procesada e industrializada. Hemos abandonado una de las mejores dietas del mundo para adoptar modelos de alimentación ricos en grasas, proteínas e hidratos de carbono refinados.

Cuando se corrige esta alimentación y se vuelve a basar en lo que es natural, en una dieta mediterránea, la pérdida de peso se da de manera progresiva y saludable, ya que hemos dejado atrás muchos de los hábitos y alimentos que nos engordaban.

Menú semanal

El menú semanal que te presentamos a continuación te ayudará a asimilar mejor las claves de la dieta mediterránea, a la vez que te sorprenderá por tratarse de un menú sabroso, variado y equilibrado.

Lunes

  1. Desayuno: Muesli casero con un yogur desnatado y una cucharadita de miel. Infusión
  2. Media mañana: Una pieza de fruta
  3. Comida: Ensalada variada. Pescado al horno con verduras y patatas. Una pieza de fruta
  4. Merienda: Una manzana al horno. Un queso fresco
  5. Cena: Salteado de verduras. Tortilla francesa. Una pieza de fruta

Martes

  1. Desayuno: Dos tostadas de pan integral con aceite de oliva. Pechuga de pavo. Un café con leche
  2. Media mañana: Un yogur desnatado. 4 nueces
  3. Comida: Ensalada variada. Paella con carnes blancas. Una pieza de fruta
  4. Merienda: Una pieza de fruta. Una infusión
  5. Cena: Parrillada de verduras. Salmón a la plancha. Una pieza de fruta

Miércoles

  1. Desayuno: Un zumo de naranja natural. Una pieza de bizcocho casero
  2. Media mañana: Un yogur desnatado. Una infusión
  3. Comida: Salteado de tallarines con verduritas y setas. Pescado blanco al vapor. Una pieza de fruta
  4. Merienda: Una pieza de fruta. Un puñadito de almendras naturales
  5. Cena: Ensalada variada. Una pechuga de pollo a la plancha. Una pieza de fruta

Jueves

  1. Desayuno: Dos tostadas de pan integral con aceite de oliva. Dos lonchas de queso. Una pieza de fruta. Infusión
  2. Media mañana: Un yogurt desnatado. 4 nueces
  3. Comida: Garbanzos con espinacas. Atún al horno con cebolla. Una pieza de fruta
  4. Merienda: Una pieza de fruta. Infusión
  5. Cena: Juliana de verduras salteada. Una tortilla francesa. Una pieza de fruta

Viernes

  1. Desayuno: Cereales con leche desnatada. Una pieza de fruta
  2. Media mañana: Un yogurt natural. Un puñadito de frutos secos variados
  3. Comida: Ensaladilla de legumbres, atún y verduras. Pescado blanco horneado. Una pieza de fruta
  4. Merienda: Un zumo natural de naranja.Una tostada integral con queso fresco
  5. Cena: Ensalada variada. Muslo de pollo al horno. Manzana al horno

Sábado

  1. Desayuno: Muesli casero con leche desnatada. Una pieza de fruta. Infusión
  2. Media mañana: Un yogur desnatado. Tres galletas de avena
  3. Comida: Fideuá de verduras. Hamburguesa vegetariana de garbanzos. Una pieza de fruta
  4. Merienda: Un zumo de naranja natural. Una tostada integral con aceite de oliva y pavo
  5. Cena: Parrillada de verduras. Carne a la brasa. Una pieza de fruta

Domingo

  1. Desayuno: Una pieza de bizcocho casero. Un café con leche
  2. Media mañana: Un yogurt natural. 4 nueces
  3. Comida: Ensalada variada. Estofado de garbanzos y bacalao. Una pieza de fruta
  4. Merienda: Macedonia de frutas. Infusión
  5. Cena: Ensalada variada. Tortilla francesa con espárragos. Una pieza de fruta

¿Quieres saber cómo he pasado de 72 a 50 en poco tiempo?

Tengo que admitir que no soy nutricionista, pero eso no quiere decir que no sepa sobre dietas (como has podido leer). De hecho, creo que he probado más dietas que más de un nutricionista :)

Mi mayor caso de éxito fue pasar, hace muy poco tiempo, de 72 a 50 kilos tras dejarme llevar bastante. Y eso que tras quedarme embarazada mantuve bien el tipo e hice otras dietas que me iban bien.

Todo fue gracias a la dieta de las 3 semanas, un método que me enseñó a a perder esos kilos que tu cuerpo no necesita atacando directamente la grasa corporal.

Si quieres saber todo lo que hizo por mí este plan y mi historia personal, te invito a que la leas. ¡Te ayudará a motivarte para quitarte esos kilitos de más!

HAZ CLIC AQUÍ PARA LEER MI HISTORIA

dieta3semanascta

Vídeo

En el siguiente vídeo podrás reforzar todo lo que has descubierto acerca de esta saludable dieta y además podrás descubrir sus múltiples beneficios para nuestra salud.

Recuerda que la dieta mediterránea no está contraindicada en ningún caso, es más, la propia Organización Mundial de la Salud la recomienda como dieta de referencia.

 

Deja un comentario