La dieta paleolítica, comiendo al más puro estilo de nuestros ancestros

La definen como una dieta saludable, energizante, equilibrada, natural, antioxidante y saciante. Te estoy hablando de la dieta paleolítica, esa que se basa en una alimentación al más puro estilo de nuestros antepasados cazadores y recolectores del Paelolítico.

Popularizada en el año 1975 por el doctor Walter L. Voegtlin, no ha dejado de tener fieles seguidores desde entonces. Aún así, hay quienes no están de acuerdo con este tipo de alimentación paleolítica. Bueno, ya sabes que siempre hay opiniones para todo.

¿Y tú?, ¿quieres conocer la dieta del paleolítico?, en este artículo te cuento todos los secretos de una dieta milenaria que funciona.

La dieta de los hombres del paleolítico

Qué es la dieta paeolítica

La dieta paleolítica es un sistema de alimentación que está basado en lo que comían nuestros antepasados de la época que le da nombre. Ellos comían carne, pescado, frutas, verduras, hortalizas, huevos, frutos secos, semillas, flores y brotes. Como ves, son los alimentos más saludables que encontramos en nuestra sociedad actual.

Ensalada de flores para dieta paleolítica

A priori, parece un plan alimenticio muy sencillo y fácil de hacer. Elimina todos los alimentos procesados y el azúcar, las drogas del siglo XXI. Sin embargo, debes tener en cuenta que esta dieta va acompañada de un elevado nivel de ejercicio diario. Aunque esto es algo que debe ser una costumbre en cualquier dieta o plan alimenticio que llevemos a cabo, ¿no te parece?.

Los beneficios que aporta la dieta paleolítica

A pesar de eliminar de manera radical el consumo de muchos alimentos a los que estamos acostumbrados en nuestra alimentación actual, la dieta paleolítica aporta una serie de beneficios muy interesantes para tu salud:

  • Mejoras de manera notable tu condición física, por lo que resultará mucho más fácil practicar ejercicio a diario.
  • Eliminas la grasa corporal que te sobra. Al reducir el aporte de hidratos de carbono, tu cuerpo echa mano de las reservas, las grasas acumuladas, como fuente de energía; es decir, adelgazas. Este proceso te lo explico mucho mejor en este artículo del blog.
  • Aumentará tu masa muscular. Vas a comer grandes cantidades de proteínas; esto hará que disminuyan las grasas, tal y como te comento más arriba. Pero también mantienes e incluso incrementas tu masa muscular.
  • Por tanto, sentirás mayor vitalidad y energía.

Mujer feliz haciendo dieta paleolítica

  • Notarás un importante descenso del apetito. Al comer muchas proteínas te sentirás muy saciada; de esta manera, no tendrás esos picos de ansiedad que suelen provocar las dietas muy restrictivas, sobre todo entre comidas.
  • Dormirás con mucha más calidad de sueño. Y esto ayuda mucho a que te sientas menos cansada.
  • Tu piel lucirá mucho más saludable, más tersa. Si tienes problemas de acné, notarás cómo se reduce.
  • Regula los niveles de azúcar en la sangre; por tanto, se reduce de manera importante el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, así como también la diabetes.
  • En general, te sentirás con un estado de ánimo muy bueno.

Alimentos de la dieta paleo

Ya sabes que la dieta paleolítica se basa en una alimentación muy saludable y libre de procesos químicos. Puedes comer todo lo que te ofrece la naturaleza, pero sin refinar ni adulterar.

Llegados a este punto, esta dieta paleolítica tiene muchos detractores. Y todo porque hay alimentos que son considerados imprescindibles en nuestra sociedad de hoy en día; y no están dentro de la lista de los alimentos paleolíticos.

Los lácteos, el gluten, los cereales, las legumbres y los alimentos procesados no tienen cabida en esta dieta paleolítica. En esta lista te detallo los ingredientes que no puedes comer:

  • La comida rápida y cualquier alimento procesado o alterado.
  • El azúcar refinado y los edulcorantes artificiales.
  • Las grasas hidrogenadas, es decir, las grasas no naturales.

Comida rápida no aconsejable con ninguna dieta

  • Aceites vegetales.
  • Lácteos.
  • Legumbres.
  • Todos los cereales (trigo, cebada, maíz, avena, quinoa, etc…) y cualquier grano que contenga gluten.

Al eliminar de tu dieta los cereales, lácteos y legumbres estás dejando de aportar a tu cuerpo una serie de nutrientes que son, a día de hoy, totalmente necesarios para su correcto funcionamiento.

Sin embargo, voy a explicarte con qué otros componentes de la lista de alimentos de la dieta paleolítica puedes sustituir éstos nutrientes.

Los cereales y las legumbres son ricos en proteínas, minerales y fibra. Estos nutrientes también los tienes en otros alimentos; las proteínas y los minerales están muy presentes en la carne y el pescado.

Carne y pescado para la dieta paleolítica

La fibra, sin embargo, puedes encontrarla en la fruta. Así que, si decides hacer la dieta paleolítica tienes que tener muy presente este dato y prestar especial atención a la ingesta de carne y fruta.

Los frutos secos también son muy importantes, ya que contienen algunos componentes que están presentes en las legumbres y son vitales para tu organismo.

Algo que resulta llamativo en esta dieta paleolítica es la ausencia de lácteos. Esto preocupa mucha gente al dejar de comer calcio. Y es que el calcio no solo está presente en la leche; puedes encontrarlo en multitud de alimentos que también están permitidos: semillas de sésamo, pescado azul, almendras, huevos o verduras de hoja verde son perfectos.

El protocolo de la dieta paleo autoinmune

Cuando decides poner en práctica la dieta paleolítica debes tener muy claro que no se trata de algo pasajero; al menos, no está pensada para ese fin. Puedes plantearte la dieta paleo para perder peso, pero no lo veas como una dieta temporal. Voy a contarte en qué consiste la dieta paleo exactamente.

La dieta paleo es un estilo de vida que pretende alejarte de los alimentos que no benefician a tu salud, acercándote los hábitos alimenticios más saludables para ti. Este proceso se lleva a cabo de una manera prolongada en el tiempo. No te asustes pensando en que ya nunca más podrás comerte una pizza; como pasa con todo en la vida, si alguna vez te saltas tu dieta no pasa absolutamente nada.

Protocolo paleo autoinmune de la dieta paleolítica

Lo que quiero decirte con esto es que esta dieta paleolítica propone llevar a cabo unos hábitos alimenticios que fomentan el consumo de ciertos alimentos que te ayudan a fortalecer tu sistema inmunitario para prevenirte de ciertos tipos de enfermedades.

Esto es lo que se llama el protocolo de la dieta paleo autoinmune (AIP); este protocolo aconseja llevar la dieta estricta sin salir de la lista de alimentos permitidos. Para que puedas notar los beneficiosos efectos en tu cuerpo, es aconsejable que no te salgas de la dieta durante al menos los primeros 30 días. De todas formas, debe ser tu médico quien controle estas mejoras en tu sistema inmunitario.

Salud en sistema inmunitario

No solo estarás adelgazando, si no que también estarás fortaleciendo tus defensas y mejorando notablemente tu salud.

Aquí tienes un listado con los alimentos permitidos y prohibidos; para que tú misma te hagas ejemplos de dieta paleo diseñando los menús semanales en la fase del protocolo de la dieta paleo autoinmune.

Alimentos permitidos del protocolo AIP

  • Vísceras, pescado, marisco, carnes (ecológicas no tratadas con hormonas), carne de aves (preferentemente silvestres), verduras de hoja verde, hortalizas, crucíferas, algas, frutas, alimentos fermentados, hierbas.

Alimentos prohibidos del protocolo AIP

  • Semillas, cereales, nueces, legumbres, azúcar, edulcorantes, lácteos, alcohol, huevos, aceites vegetales, productos procesados y refinados, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno, ácido acetil salicílico… ), café, té etc.

15 consejos para llevar tu dieta paleolítica de manera saludable

Toma nota de todos estos consejos para que tu dieta paleolítica sea eficaz y te ayude a conseguir el objetivo que te hayas marcado:

  • Haz tu dieta paleolítica de manera equilibrada. No olvides comer cada día frutas y verduras además de carnes o pescados.
  • Come huevos, son buenísimos y te aportan muchas proteínas.
  • Abusa de las verduras y frutas. Recuerda que debes comer fibra para ayudarte en tu tránsito intestinal. Evita las frutas demasiado azucaradas, o cómelas con menos frecuencia.
  • Divide los alimentos diarios así: 20% de carbohidratos, 35% de proteínas y 45% de grasas saludables.
  • Come un mínimo de 3 veces al día. Notarás una gran sensación de saciedad y tendrás ganas de eliminar alguna comida; con esta dieta puedes saltarte el desayuno y la merienda.

Zumos de frutas saludables

  • Bebe mucha agua antes de tener sed. Si no te gusta el agua puedes beber infusiones o café pero sin azúcar ni edulcorantes.
  • Puedes darte el capricho de beber algún zumo natural de fruta.
  • Come frutos secos con moderación; están llenos de grasas saludables pero comerlos en exceso pueden engordar. No consumas aceites de semillas.
  • Elimina la margarina de tu dieta, contiene grasas vegetales procesadas.
  • Cocina las carnes en su propia grasa y jugos. No añadas ningún aceite ni salsas.

Tomando el sol en la playa

  • Añade a tu dieta la casquería animal; el hígado de ternera, por ejemplo, te aportará grandes cantidades de proteínas y hierro.
  • Come pescados y mariscos, poseen grandes cantidades de minerales y nutrientes imprescindibles para tu organismo.
  • Haz deporte, mucho deporte. Cambia tus hábitos sedentarios por caminatas y escaleras.
  • Come alimentos que te aporten grandes cantidades de energía, como las patatas o los boniatos.
  • Toma el sol, también es una fuente de energía para tu cuerpo.

Menú semanal de la dieta paleolítica

Aquí te dejo un ejemplo de menú para tu dieta paleolítica. Ya sabes que debe vigilarte un médico; pero para que te hagas una idea te dejo esta propuesta:

Lunes

  • Desayuno: dos huevos cocidos, dos lonchas de jamón serrano y un vaso de zumo de naranja natural
  • Media mañana: un puñito de frutos secos, preferentemente nueces
  • Comida: una ensalada variada con un filete de ternera a la plancha
  • Merienda: una pieza de fruta
  • Cena: verduras salteadas con una rodaja de salmón a la plancha

Martes

  • Desayuno: una ensalada de frutas con un zumo natural de manzana
  • Media mañana: un puñito de frutos secos
  • Comida: ensalada de zanahoria y manzana ralladas con una tortilla de dos huevos
  • Merienda: una pieza de fruta
  • Cena: pollo a la plancha con una ensalada variada y aguacate

Miércoles

  • Desayuno: dos huevos cocidos, dos lonchas de jamón serrano y un vaso de zumo de arándanos natural
  • Media mañana: un puñito de almendras
  • Comida: ensalada de pollo
  • Merienda: una pieza de fruta
  • Cena: berenjenas al horno rellenas de merluza y manzana asada

Jueves

  • Desayuno: arroz blanco, dos lonchas de jamón york y un vaso de zumo de naranja natural
  • Media mañana: un puñito de nueces
  • Comida: verduras salteadas con lomo de cerdo a la plancha
  • Merienda: una pieza de fruta
  • Cena: revuelto de langostinos y gambas con verduras asadas

Viernes

  • Desayuno: dos huevos revueltos con espárragos y un vaso de zumo de manzana natural
  • Media mañana: un puñito de avellanas
  • Comida: hamburguesa de carne con patatas cocidas
  • Merienda: una pieza de fruta
  • Cena: brocheta de pollo, pimiento verde, cebolla y piña

Sábado

  • Desayuno: dos huevos cocidos, dos lonchas de jamón serrano y un vaso de zumo de arándanos natural
  • Media mañana: un puñito de almendras
  • Comida: espaguetis de calabacín con atún
  • Merienda: una pieza de fruta
  • Cena: lubina o dorada a la plancha con salteado de verduras

Domingo

  • Desayuno: arroz blanco, dos lonchas de jamón york y un vaso de zumo de naranja natural
  • Media mañana: un puñito de anacardos
  • Comida: lomo de cerdo con verduras
  • Merienda: una pieza de fruta
  • Cena: tortilla de atún y alcachofas

Un último consejo, no olvides cada noche hacer una buena cena paleo. La cena es la comida más importante en cualquier dieta, cuídala mucho.

¿Has puesto en práctica esta dieta?, ¿cómo te fue?, ¡Cuéntame!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario