Dieta paleolítica: ¿En qué consiste?

La dieta paleolítica es una dieta que está pensada para ofrecer al cuerpo lo más adecuado desde un punto de vista evolutivo. Es decir, es el sistema más aconsejable para llevar a cabo una alimentación acorde a lo que el cuerpo necesita y para lo que fue creado.

¿En qué consiste la dieta paleolítica?

La dieta paleolítica se basa en entender cómo funciona la genética humana para darle, mediante la alimentación, aquello más acorde a sus necesidades. En este sentido, debes tener presente cómo hemos cambiado nuestra dieta desde el origen de los tiempos.

Actualmente, consumimos una gran cantidad de carbohidratos, los cuales eran prácticamente inexistentes en el pasado. Los carbohidratos permiten al cuerpo obtener una gran cantidad de energía en poco tiempo, pero se almacenan en el organismo durante muy poco tiempo. Esto se debe a que, en el pasado, habían pocos carbohidratos, y únicamente se consumían para momentos importantes (por ejemplo, salir a cazar).

Las reservas de energía que ofrecen los carbohidratos, quedan llenas cuando les aportas por la mañana un café y una magdalena. Es por ello que todo el carbohidrato que consumes posteriormente a lo largo del día, acaba convirtiéndose en grasa.

Otro elemento a tener en cuenta es que, en el pasado, no se comía tanto como ahora (lo cual explica por qué el cuerpo tiene la necesidad de “guardar” provisiones de energía), porque no había tanta comida como ahora ni era tan fácil acceder a ella.

Es por ello, también, que engordamos: Comemos más, y llenamos y llenamos nuestras reservas de energía continuamente, sin gastarlas.

Así que, llegado a este punto, supongo que te has dado cuenta de que lo que hace la dieta paleo es buscar adaptar nuestra alimentación del hoy, al tipo de vida que teníamos en el pasado.

¿Por qué es tan efectiva?

Dieta paleolítica

La dieta paleo es efectiva por la sencilla razón de que es la que mejor se adapta a las necesidades del organismo. Los seres vivos evolucionan con el paso del tiempo, pero necesitan muchos miles de años. Sin embargo, solo han pasado unos pocos desde que eramos cazadores-recolectores (desde una perspectiva histórica), y es por ello que nos encontramos en una disfuncionalidad entre el ritmo de vida actual, y un cuerpo adaptado para sobrevivir en un mundo totalmente diferente.

Lo que hacemos al adaptar la alimentación del hoy al ritmo de vida de ayer, es equilibrar nuestro sistema, permitiéndonos adelgazar y mejorar nuestra salud (este es un punto muy importante, ya que con la dieta paleolítica estaremos evitando gran cantidad de enfermedades).

¿Hay algún riesgo?

Hay bastantes discrepancias en este punto. Hay muchas personas que afirman que la dieta paleolítica es la forma óptima de alimentación para cualquier ser humano. Sin embargo, hay muchas otras que consideran que es una dieta que provoca fuertes carencias nutricionales.

Riesgo de la dieta paleolítica

Ten en cuenta que la dieta paleo es el tipo de dieta que utilizaban nuestros antepasados cuando salían a cazar a pie y con lanzas. La lógica puede dictar que, entonces, esta es una buena dieta, pero lo cierto es que hace mucho que abandonamos las cavernas, y, desde entonces, nuestro organismo se ha acostumbrado a otra alimentación.

En este sentido, debes tener cuidado con la dieta y recibir asesoramiento especializado. No te vamos a decir que no la emplees, pero sí que lo hagas con cabeza y que, al menor atisbo de duda, la dejes… ¡No conviene sacrificar salud por belleza física!

Inconvenientes de la dieta paleolítica

Los mayores inconvenientes de la dieta paleolítica es que, puesto que no estamos en las cavernas y no tenemos que ir detrás de las presas para comer, se generan ciertos desajustes que conviene tener en cuenta.

Esta dieta puede provocar déficit de calcio, problemas renales y carencias nutricionales por no ser equilibrada. Y, para colmo de males, no siempre se consigue adelgazar.

En cualquier caso, como siempre decimos, no hay nada de malo en probar determinadas dietas durante un cierto plazo de tiempo, por drásticas que sean, siempre y cuando se entienda que son temporales, por periodos reducidos, y con el asesoramiento y seguimiento de un profesional de la salud y de la nutrición.

¿Cómo se realiza?

La dieta paleolítica, como la dieta alcalina, no cuenta con una serie de menús limitados o una gran restricción de platos. La dieta paleo, simplemente, te da unas directrices, a partir de las cuales tú puedes configurar tus platos como prefieras.

En este sentido, los alimentos que deberías consumir se dividen en plantas y productos animales. Por orden, sería del siguiente modo: En mayor medida, verduras, en segundo lugar, carnes, pescados y huevos. Por último, fruta, frutos secos, aceite, semillas, etc.

Con las verduras obtendrás los pocos carbohidratos que tu cuerpo necesita, así como las vitaminas y minerales imprescindibles para tener un buen estado de salud. Además, aportan muy pocas calorías. La carne, por su parte, te aportará las proteínas necesarias.

En cambio, los alimentos que no debes consumir son los refrescos, los azúcares, las comidas procesadas, etc. Estos alimentos se eliminan en cualquier dieta, no solo en la dieta paleolítica, porque no son beneficiosos en absoluto.

dieta paleo

Sin embargo, hay algunos otros alimentos que son generalmente aceptados, y que la dieta paleo tampoco permite, como son los cereales, el trigo, la harina, y todos sus derivados. Esto puede sorprenderte, pero lo cierto es que, en el pasado, cuando todavía no nos habíamos vuelto sedentarios, no teníamos ninguna forma de obtener cereales.

Es por ello que nuestro organismo todavía no se ha adaptado para su consumo, siendo poco recomendable consumirlos.

Existen otros alimentos que, pese a que nuestros ancestros no los consumían, podrían aportarnos un valor extra nutricional, siempre que se consuman de forma moderada. Dentro de estos alimentos, encontramos el café, los productos lácteos, el alcohol, el chocolate y el arroz y las legumbres. Eso sí, siempre de una forma totalmente minoritaria respecto a los demás alimentos. Y, en el caso de que quieras perder una gran cantidad de peso, siempre será recomendable eliminarlos por completo.

Por último, en la dieta paleolítica sucede lo mismo que en la dieta alcalina: Llevar a cabo a rajatabla este tipo de dietas te permitirá vivir muchísimo mejor, tanto en lo que a salud se refiere, como en lo que respecta a la reducción de peso. Sin embargo, está en tu mano el decidir si quieres llevar a cabo una dieta paleolítica completa, o permitirte algún capricho de vez en cuando.

Como ves, la dieta paleolítica presenta sustanciales novedades respecto a los anteriores tipos de dietas a los que nos tenían acostumbrados los nutricionistas. En esta ocasión, no buscamos alimentos que ayuden a adelgazar o productos diuréticos: Simplemente, llevamos a cabo una alimentación siguiendo las normas de la vida hace miles de años.

¿Quieres saber cómo he pasado de 72 a 50 en poco tiempo?

Tengo que admitir que no soy nutricionista, pero eso no quiere decir que no sepa sobre dietas (como has podido leer). De hecho, creo que he probado más dietas que más de un nutricionista :)

Mi mayor caso de éxito fue pasar, hace muy poco tiempo, de 72 a 50 kilos tras dejarme llevar bastante. Y eso que tras quedarme embarazada mantuve bien el tipo e hice otras dietas que me iban bien.

Todo fue gracias a la dieta de las 3 semanas, un método que me enseñó a a perder esos kilos que tu cuerpo no necesita atacando directamente la grasa corporal.

Si quieres saber todo lo que hizo por mí este plan y mi historia personal, te invito a que la leas. ¡Te ayudará a motivarte para quitarte esos kilitos de más!

HAZ CLIC AQUÍ PARA LEER MI HISTORIA

dieta3semanascta

Deja un comentario